Skip to content

5 cosas que no sabías sobre las impresoras 3D

Hace unas pocas décadas las impresoras 3D sonaban a ciencia ficción, pero ahora son una realidad cada vez más extendida, teniendo una gran variedad de aplicaciones.

 

¿Qué tipos de impresoras existen?

La impresión 3D no proviene de una única tecnología, sino que podemos diferenciar varias clases de impresoras en función de su estilo de impresión:

• Por estereolitografía (SLA). Constituye el origen de la impresión 3D. Consiste en la aplicación de un haz de luz ultravioleta sobre una resina líquida fotosensible, lo que permite solidificarla formando el objeto deseado.

• Sinterización Selectiva por Láser (SLS). Tiene similitudes con el anterior, pero aquí un laser se proyecta sobre materiales en polvo fundiendo el material para solidificarlo.

• Por Inyección. Es el método más parecido a la impresión en papel, en este caso, en lugar de tinta se inyectan capas de fotopolímero líquido que se cura posteriormente.

• Deposición de material fundido (FDM). Es el tipo más utilizado, una tecnología que consiste en depositar capa a capa el polímero fundido sobre una base. El material se funde y es expulsado para luego volver a solidificarse.

 

¿Todas las impresoras tienen la misma capacidad de impresión?

Cada tecnología de impresión 3D no solamente es diferente en cuanto a funcionamiento, también lo es en su eficiencia, coste y en la calidad que consigue.

Si pretendes imprimir múltiples copias de un objeto, las impresoras por inyección son la mejor solución, ya que una vez tienes el molde pueden producir a gran velocidad y a bajo coste. En caso de que necesites una mayor variedad de objetos lo ideal es optar por las FDM, más adaptables. Mientras que, si buscas la mejor calidad, las SLS y SLA son la mejor opción.

 

Materiales que aceptan

En cuanto a los materiales con los que trabajan, también hay grandes diferencias. La tecnología de inyección es ideal para piezas metálicas, mientras que la SLA utiliza resina. Si quieres un mayor abanico, la impresión por laser y la FDM son las adecuadas.

 

¿Qué tiempos maneja la impresión 3D?

La velocidad de impresión 3D varía según el material, la complejidad del objeto (contornos, nivel de relleno, etc.) y la tecnología empleada.

Por poner varios ejemplos, una pelota de tenis tardaría alrededor de 2 horas en imprimirse, una figura de ajedrez 40 minutos y una funda para móvil 20.

 

Sectores que la han puesto en funcionamiento con éxito

Las tecnologías de impresión 3D son una gran ayuda en la fabricación de materiales y se aplican con éxito en multitud de áreas, entre las que destacan:

• Aeroespacial: aprovecha la capacidad de obtener piezas resistentes y ligeras.

• Médica: gracias a la gran variedad de materiales biocompatibles que se pueden imprimir.

• Transporte: en la fabricación de automóviles son esenciales los materiales livianos, resistentes y que aguanten altas temperaturas, algo que se consigue con la impresión 3D.

• Energía: esta tecnología permite conseguir materiales aislantes y que soporten condiciones extremas, algo muy valioso en el sector energético.

 

La impresión 3D ha llegado para transformar la fabricación industrial y su aplicación está cada vez más extendida. Es una tecnología aún joven y en desarrollo, por lo que su potencial es muy grande.

¡Entérate de todas las novedades de nuestro Blog suscribiéndote a nuestra newsletter!

¡O síguenos en redes!

¡Rellena los campos y entérate de todas las novedades de nuestro blog!