Skip to content

Tecnología e innovación: dos conceptos cada vez más unidos

Toda empresa u organización que ofrezca un producto o servicio es consciente de que este no va a durar eternamente. Puede que siga siendo necesario y de utilidad para los consumidores pero este ha de evolucionar y mejorar su funcionamiento para con la sociedad. Por ejemplo, nadie se imagina una vida sin una escoba o una fregona e incluso podemos llegar a afirmar que ambos elementos, por mucho que pase el tiempo, siempre van a estar presentes en nuestra vida, pero a través de la innovación y la tecnología han sabido sacar provecho de la tecnología para mejorar su prestación.

 

¿Qué diferencias podemos encontrar entre tecnología e innovación?

La innovación por sí sola consiste en introducir novedades y modificar elementos ya creados con el objetivo de mejorarlos, aunque también puede entenderse como la creación de elementos completamente nuevos.

A pesar de esto, algunos afirman que únicamente después de haberse lanzado al mercado y que se compruebe que su aplicación es completamente exitosa puede denominarse algo como innovador, ya que ¿de qué sirve crear algo nuevo y novedoso si realmente el mercado no lo acepta o lo considera útil? ¿Hablaríamos entonces de un producto, servicio o procedimiento realmente innovador? ¿Podríamos decir que también la innovación puede acabar en un completo desastre?

 

La creación de nuevos procedimientos, el uso de una tecnología determinada o de la automatización, centrada la mejora de la calidad de los productos y en la definición de nuevas formas de satisfacer a los consumidores y clientes de la empresa, son solo algunos de los avances que el uso de la innovación entorno a la gestión empresarial puede suponer.

 

Asimismo, la innovación tecnológica también es la punta de lanza de la gran mayoría de las organizaciones, pero ¿es igual en todas? La realidad es que aunque pueda parecer un término homogéneo podemos encontrar dos tipos de innovación tecnológica diferentes:

• Radical. Este tipo de innovación se centra en aquellas novedades que nos permiten llegar o introducirnos en nuevos mercados, industrias o sectores en los que sea posible desarrollar nuestra actividad. Este tipo de innovación se suele desarrollar de forma más habitual en la administración pública, el sector servicios o en el sector cultural.

• Incremental. Suelen ser mucho más progresivas en el tiempo y en vez de ir abriendo campos de actuación se centran en la mejora de los procesos o herramientas de producción poniendo el foco en las características base y más primitivas. Esta se basa en ofrecer una mejora pero no un nuevo servicio o tecnología.

En este sentido, también hemos de destacar dos campos de actuación dentro de la innovación tecnológica que serían los paradigmas y los sistemas tecnológicos.

La innovación dentro de los sistemas tecnológicos puede ser tanto radical como incremental y se basa en la implementación de, por ejemplo, nuevas formas de producción o de organización empresarial. Los paradigmas son algo mucho más complejo ya que los cambios se implementarían en las ideas preconcebidas sobre los sistemas tecnológicos y de producción, un ejemplo de este campo de actuación sería la revolución industrial.

 

¿Se puede innovar empresarialmente dejando a un lado la tecnología?

En la actualidad puede que sea mucho más complejo presentar un nuevo producto, servicio o sistema sin la intervención de la tecnología. Tenemos que aprender y aceptar la convivencia con la digitalización, robotización y automatización de los procesos, puesto que está mucho más que comprobado su gran efectividad.

Para muchos el llamado efecto 2000 era algo muy temido, pero la realidad es que llegó para hacernos la vida mucho más fácil y cómoda, de hecho los nativos digitales tienen claro que la tecnología ha de seguir avanzando.

Las necesidades van cambiando, tanto las de los consumidores de manera particular como las de la sociedad de manera general, por ello es fundamental que las empresas empiecen a poner el foco en la innovación y en el uso de la tecnología, puesto que a día de hoy, sin estas dos herramientas difícilmente van a poder competir en un mercado cada vez más desarrollado y digitalizado.

 

Coches autónomos, robots inteligentes, automatización e incorporación de la Inteligencia Artificial en todos los aspectos de nuestra vida… La innovación y la tecnología son dos conceptos que no han hecho más que empezar. ¿Hasta dónde podrá llegar la innovación tecnológica?

¡Entérate de todas las novedades de nuestro Blog suscribiéndote a nuestra newsletter!

¡O síguenos en redes!

¡Rellena los campos y entérate de todas las novedades de nuestro blog!